Intolerancia a la lactosa: ¿qué es?

Intolerancia a la lactosa

 

La intolerancia a la lactosa está cada vez más presente en nuestro día a día ¿cuáles son sus principales síntomas?

Hace décadas que la leche era un alimento saludable, de pequeños siempre nos hacían beber mínimo un vaso de leche al día. Decían que era buena para el crecimiento y para los huesos.

Hoy en día, cada vez hay más gente que renuncia a tomarla. Una de cada dos personas habla de intolerancia a la lactosa y los supermercados están llenos de productos sin lactosa y bajos en lactosa. ¿Pero, sabemos qué es la lactosa? En este artículo vamos a sacarte de dudas.

A continuación, vamos a explicar qué es la lactosa y todo lo relacionado con ella que debes saber.

 

¿Qué es la lactosa?

 

La lactosa es el principal azúcar de la leche formado por una molécula de glucosa y una de galactosa. Es un carbohidrato de origen natural que contienen todos los productos lácteos y que da energía a nuestro cuerpo.

La lactosa influye en la absorción de calcio, zinc y otros minerales que nuestro cuerpo necesita. Además, protege la flora intestinal y ayuda a las funciones inmunitarias contra el envejecimiento.

En muchas ocasiones las personas han afirmado que se sienten mejor, menos pesados eliminando la leche convencional de su alimentación. Sin embargo, muchos lo hacen sin un diagnóstico médico.

 

¿Qué le pasa a una persona que es intolerante a la lactosa?

 

Hay personas cuyo organismo no es capaz de digerir bien la lactosa debido a una insuficiencia lactasa (enzima del intestino delgado que fragmenta la lactosa en glucosa y galactosa).

Si la lactosa no se digiere, no se absorbe y pasa al intestino grueso sin descomponerse. Esto provoca dolores abdominales, hinchazón, cólicos, diarrea y malestar. Aprovechamos para explicaros cuáles son los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

 

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

 

Si una persona sufre intolerancia a la lactosa, puede tener síntomas pocas horas después de consumir leche o productos lácteos. Los síntomas pueden ser:

–   Hinchazón o distensión abdominal.

–   Diarrea.

–   Gases.

–   Náuseas.

–   Dolor en el abdomen.

–   Ruidos estomacales

–   Vómitos.

Según la cantidad de lactosa que haya consumido la persona, los síntomas pueden ser leves o graves.

 

Causas de la intolerancia a la lactosa

 

Como ya hemos comentado, la intolerancia a la lactosa es causada por la malabsorción de lactosa. Cuando una persona tiene una malabsorción de lactosa, su intestino delgado produce concentraciones bajas de lactasa, la enzima que descompone la lactosa, y no puede digerir toda la lactosa que come o bebe.

La lactosa que no se digiere pasa al colon. Las bacterias en el colon descomponen la lactosa y crean fluidos y gases. En algunos casos, estos fluidos y gases adicionales causan síntomas de intolerancia a la lactosa.

 

Tratamiento de la intolerancia a la lactosa

 

Intolerancia a la lactosa

 

 

Los tratamientos dependen de la causa de la intolerancia a la lactosa. Si la causa de la intolerancia a la lactosa es la lactasa no persistente o el déficit congénito de lactasa, ningún tratamiento puede aumentar la cantidad de lactasa que produce el intestino delgado.

Para ello, el médico puede ayudar a la persona a cambiar la dieta para controlar los síntomas. Si la causa de la intolerancia a la lactosa es una lesión al intestino delgado, es posible que el médico pueda tratar la causa de la lesión.

No obstante, para reducir la cantidad de lactosa en tu dieta debes tener en cuenta lo siguiente:

–   Limita el consumo de leche y otros productos lácteos.

–   Incluye pequeñas porciones de productos lácteos en tus comidas habituales.

–   Come y bebe alimentos con contenido reducido en lactosa.

–   Añade una enzima de lactasa líquida o en polvo a la leche para descomponer la lactosa.

–   Consume probióticos. Son organismos vivos que se pueden encontrar en algunos yogures o como suplemento en forma de cápsula. Te ayudarán a mantener el aparato digestivo saludable.

En los bebés prematuros puede aparecer la intolerancia a la lactosa, esta afección generalmente mejora sin tratamiento a medida que el bebé va creciendo.

Además, en Mayla®Pharma tenemos productos de origen natural como Kreaflora Biotic + que te ayudarán a proteger tu sistema inmunológico y que sirven como complemento a una dieta equilibrada.

Si presentas síntomas que indiquen que puedes tener intolerancia a la lactosa, no dudes en consultar a tu médico.

 

Revisado por: Ana Mª Calero Ubieta, Farmacéutica Col. 21022

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

  

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar