Dolor de espalda: causas, tipos y cómo aliviarlo

qué es el dolor de espalda

El dolor de espalda es un dolor bastante común entre la sociedad. Afecta a mucha gente en todo el mundo. Es más, es una de las razones más comunes por las que las personas acuden al médico o faltan al trabajo, y es una de las causas principales de discapacidad en el mundo.

Pero antes de hablar de cómo aliviar el dolor de espalda es importante entender el por qué de su aparición.

¿Qué es el dolor de espalda?

Antes que nada, y aunque parezca obvio, vamos a explicar qué es el dolor de espalda y en qué consiste. El dolor de espalda puede ser desde una pequeña molestia constante hasta una repentina punzada de dolor agudo que puede dificultar nuestro movimiento.

La mayoría de las personas padecerá dolor de espalda en algún momento de su vida. Puede aparecer de manera rápida tras una caída o al levantar un objeto muy pesado o ir aumentando de manera progresiva. Incluso a veces puede aparecer al levantarnos por la mañana de la cama.

El dolor puede propagarse por la pierna o empeorar cuando nos inclinamos hacia delante, nos giramos, caminamos o paramos. El dolor de espalda puede manifestarse de distintas maneras, y puede tener muchas causas. A continuación, te las contamos.

Causas del dolor de espalda

causas que producen el dolor de espalda

Las causas del dolor de espalda pueden ser varias. Es un dolor que suele aparecer sin una causa exacta que tu médico pueda identificar con un análisis o un estudio por imágenes. Por eso, vamos a explicarte algunas de las causas que producen el dolor de espalda:

  • Problemas de la columna como la osteoporosis.
  • Distensión muscular o de ligamentos. Levantar objetos pesados frecuentemente, hacer un mal movimiento repentino, hacer esfuerzos, etc.
  • Abultamiento o rotura de disco.
  • Artritis.
  • Escoliosis. Curvatura anormal de la columna vertebral.
  • Problemas renales.

 

Otras causas del dolor de espalda

El dolor de espalda también puede ser el resultado de algunas actividades cotidianas o una mala postura. Estos son algunos ejemplos:

  • Tos o estornudos.
  • Tensión muscular.
  • Estirarse demasiado.
  • Torsión.
  • Empujar, tirar, cargar o levantar algo.
  • Estar de pie o sentado por largos periodos.
  • Tensionar el cuello hacia delante, como al usar el ordenador o conducir.
  • Dormir en un colchón inadecuado para tu cuerpo.
  • Trastornos del sueño.
  • Infección en la columna.
  • Otras infecciones: enfermedad pélvica, infecciones en la vejiga o en los riñones.

El dolor de espalda, como ves, puede asociarse a diversas causas. También puede afectar la edad y la dieta hasta aspectos relacionados con el estilo de vida del paciente, como, por ejemplo, el sedentarismo.

El dolor de espalda tiene varios tipos según la región del cuerpo. Aprovechamos para explicarte qué tipos de dolor de espalda existen.

Tipos de dolor de espalda según región del cuerpo

tipos de dolor de espalda según la región del cuerpo

El dolor de espalda puede clasificarse en tres grupos:

  • Cervicalgia: si el dolor se localiza en la parte superior de la espalda o en los huesos del cuello. El dolor de espalda cervical es, como su nombre indica, un dolor que se siente en la columna cervical y que generalmente desaparece a los pocos días. Suele estar asociado a malas posturas o esfuerzos.
  • Dolor lumbar: se localiza en la parte inferior de la espalda, alrededor de las vértebras lumbares. Es causado por movimientos repentinos o prolongados, o por permanecer en la misma posición durante demasiado tiempo. El dolor de espalda lumbar es el más común.
  • Dolor torácico: se localiza en el medio de la espalda alrededor de las vértebras torácicas y es también llamado dolor de espalda dorsal.

 

Otros tipos de dolor de espalda:

  • Disco herniado o hernia discal: afecta con mayor frecuencia a las vértebras lumbares, de las que dependemos en gran medida en la vida diaria.
  • Ciática: se produce cuando un disco herniado presiona el nervio ciático y el dolor se expande por toda la pierna.

 

¿Cómo aliviar el dolor de espalda?

Un mito muy famoso afirma que cuando padecemos de dolor de espalda debemos descansar y evitar la actividad por un tiempo prolongada. Esta afirmación no es correcta. Es más, los médicos desaconsejan el reposo en cama. Si no se tiene ningún signo de una causa grave para el dolor de espalda, lo mejor es permanecer activo.

Aprovechamos para dejarte algunos consejos que pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda:

  • Dormir en una posición encorvada o posición fetal con una almohada entre las piernas.
  • Aplicar calor o hielo en el área que presenta el dolor. Primero hielo durante 48-72 horas y luego aplicar calor.
  • Suspender la actividad física normal durante los primeros días para reducir cualquier hinchazón.
  • No realizar actividades que impliquen levantar objetos pesados o torcer la espalda.
  • Hacer uso de cremas o cápsulas antiinflamatorias naturales como Cannabiben® Cápsulas, para mejorar el alivio.

 

Revisado por: Ana Mª Calero Ubieta, Farmacéutica Col. 21022

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

  

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar