Dieta de mantenimiento: evita el efecto rebote

ensalada alimentos sanos

Las festividades propias de finales de año hacen que nos olvidemos de comer equilibrado. Es normal que, en estas fechas, subamos un par de kilos. Las principales razones es que dejamos de lado nuestra rutina deportiva y aumenta nuestro número de reuniones fuera de casa.

Una vez pasadas las fiestas, nos planteamos el ponernos a dieta y volver a la rutina. Muchas veces, queremos perder ese peso en cuestión de días, pero debemos tener en cuenta que no debemos seguir las denominadas ‘dietas milagro’, es preferible alcanzar nuestro objetivo de forma saludable y paso a paso. Dado que, de esta manera, evitaremos el efecto rebote. Por ello, en este post te vamos a hablar sobre las dietas de mantenimiento.

Lo más difícil de hacer dieta es mantenerse, cuando alcanzamos nuestra meta, volvemos a relajarnos y los kilos vuelven a subir. Después de la pérdida de peso, hay que tener mucho cuidado porque nuestro cuerpo necesita afianzar y grabar ese nuevo peso.

Pero, para ello, necesita su tiempo. Y es, durante ese tiempo, cuando nos relajamos y volvemos a ganar lo que habíamos perdido.

Hablamos del tan famoso “efecto rebote”.  Para evitar que esto ocurra, es importante ponerse en manos de un profesional para seguir sus indicaciones y llevar una dieta de mantenimiento para conservar nuestro peso.

No obstante, antes de comenzar con una dieta de mantenimiento es importante que sepamos seguir una alimentación variada, equilibrada, pero, sobre todo, saludable. Tonificar el cuerpo, no comer entre horas, son algunos de los pasos a seguir para conseguir nuestro objetivo de bajar de peso.

¿Quieres saber cómo es una dieta de mantenimiento? ¿sabes qué hacer para evitar el efecto rebote? Te contamos todo lo que debes saber.

¿Cómo es una dieta de mantenimiento?

Como ya hemos mencionado, antes de comenzar una dieta para mantener el peso, es importante haber aprendido a llevar una alimentación saludable, variada y equilibrada.

Si vienes de hacer una dieta para bajar de peso, ya sabrás que tipo de alimentos debes comer. Es prácticamente lo mismo, aunque la diferencia puede estar en incrementar algo las raciones para que el peso se mantenga estable y no seguir adelgazando.

Una dieta saludable debe proporcionar la energía y todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita de forma equilibrada.

Por esa razón, una dieta de mantenimiento debe estar compuesta por alimentos naturales como, por ejemplo, de verduras, hortalizas y frutas, dejando en un segundo plano los cereales integrales.

También es importante ingerir proteína de calidad que incluya legumbres y pequeños aportes de grasa en forma de aceite de calidad, frutos secos y semillas.

Es fundamental evitar productos procesados, ya que contienen una alta cantidad de azúcares, sal, aditivos y grasas hidrogenadas.

Se podría decir que la mejor dieta para mantener el peso y no engordar es la dieta mediterránea tradicional. Suele ser la que más recomiendan los nutricionistas, ya que se ha demostrado científicamente los beneficios que aporta para la salud, en especial a nivel cardiovascular.

Aprovechamos para darte algunos consejos para evitar el temido efecto rebote que muchas veces nos ocurre cuando nos confiamos y volvemos a comer todo tipo de alimentos.

Consejos para evitar el efecto rebote

Para evitar el efecto rebote es importante tener en cuenta los siguientes consejos:

mujer corriento

1.    Construye hábitos sanos y con constancia

Este punto es fundamental para conseguir nuestro objetivo. Para ello, debemos incorporar pequeños cambios en nuestros hábitos de forma gradual, que seamos capaces de mantener.

2.    Hacer la compra correctamente

A la hora de ir al supermercado es importante cuidar de nuestra cesta de la compra. Para ello debemos optar por llenarla de alimentos naturales, como, verduras y hortalizas.

También es importante leer las etiquetas de los productos procesados antes de comprarlos (en el caso de hacerlo), para comparar y elegir aquellos con menor porcentaje de azúcares, sal y que no contengan grasas hidrogenadas y grasas trans.

3.    Sigue una rutina de ejercicios diarios

Además de hacer una dieta para estar en forma, es importante estar en continuo movimiento. No caer en el sedentarismo y hacer ejercicio mínimo 3-4 veces a la semana.

Para ello no tienes que correr una maratón, caminar 30 minutos al día es suficiente.

4.    Compensa los excesos

Si nos pasamos con nuestra dieta algún día, es esencial compensar los excesos con comidas más ligeras al día siguiente.

Otro punto importante es beber mínimo 2 litros de agua al día y dormir entre 7 y 8 horas.

Para controlar los excesos y las comidas copiosas, te recomendamos Delicaslim ®  Blockeograss, un capta grasas, capaz de bloquear hasta el 80% de las grasas que se ingieren. Además, ayuda a prevenir el efecto rebote.

¡No te quedes sin él!

 

Revisado por: Ana M.ª Calero Ubieta, Farmacéutica Col. 21022

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

  

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar